• Por andres timoteo/ columnista

OLA 2: ALERTA MÁXIMA
Tres ciudades dan visos al resto del mundo sobre la evolución de la segunda ‘ola’ pandémica de Coronavirus: Madrid, París y Nueva York. La tres están en alerta máxima por el rebrote vírico y una de ellas, Madrid, de plano ya decretó el cierre parcial. Desde el viernes a las 22:00 horas, la capital española restringió su movilidad externa. Nadie puede salir ni entrar a la urbe, salvo casos de estricta necesidad y justificación comprobada.
Poco más de 4.7 millones de personas (3.2 millones de madrileños y 1.5 millones de habitantes en los 13 municipios conurbados) se sujetarán durante 14 días a más restricciones sanitarias. Además del impedimento para circular intermunicipalmente, se limita a seis las personas en reuniones familiares o sociales y los lugares de culto -iglesias, mezquitas y sinagogas- disminuirán un 75 por ciento su feligresía
presencial.
Los velorios solo tendrán 15 asistentes y se reduce por mitad el aforo a centros comerciales, culturales, deportivos y de ocio. Restaurantes, bares y cafeterías deberán también reducir a mitad su clientela y cerrarán a las diez de la noche. Todo lo anterior sumado a la ponderada distancia social y al uso estricto de cubrebocas. España, erigida como el epicentro de la segunda ‘ola’ de la pandemia en Europa, podría llegar al millón de contagiados en un mes, según pronostican varias universidades.
Ahora hay un acumulado de 790 mil infectados y al ritmo que van los contagios en las próximas cuatro semanas se sumarían más de 200 mil casos. Ayer domingo, se registraron 11 mil 325 nuevos infectados. Obviamente, Madrid es el punto rojo en cuanto a los focos de infección y por eso está en confinamiento parcial para tratar de detener el rebrote vírico. Según el indicador OMS, arriba del 5 por ciento de aumento en los contagios se considera descontrolada la pandemia y Madrid tiene un 20 por ciento.
Por su lado, el gobierno de Francia decretó “alerta máxima” en la ‘petite couronne’ (pequeña corona) como le llaman a París y los municipios conurbados donde partir de hoy lunes los bares estarán cerrados durante 15 días mientras que los restaurantes y cafeterías permanecerán abiertas, pero bajo estricto protocolo sanitario, y las universidades deberán reducir a la mitad su personal y sus estudiantes. “No tenemos otra opción si queremos que esto no se salga de control”, dijo el responsable sanitario, Olivier Véran.
Las alertas se dispararon ayer domingo cuando el país galo acumuló casi 17 mil nuevos infectados en las últimas 24 horas -16 mil 972-, es decir más de 5 mil que los reportados en sábado, 12 mil 565, y se informó sobre mil 340 focos de infección activos, 265 de ellos en residencias de ancianos. Las autoridades nuevamente llamaron a las empresas a retomar el teletrabajo de sus empleados. Señales, sin duda, de que un nuevo encierro ya pisa los
umbrales franceses.
La tercera ciudad que da el campanazo sobre el repunte de la Covid-19 -aunque todavía en ese país no se supera la primera ola pandémica- es Nueva York donde la alcaldía cerrará, a partir de mañana martes, las actividades no esenciales -restaurantes, bares, centros deportivos, religiosos, de ocio- así como escuelas en todos sus niveles en 9 distritos y aumentará las restricciones sanitarias en 11 distritos más de la urbe durante las próximas dos semanas. La Gran Manzana está a un tris de
cerrarse otra vez.
La incertidumbre por el Coronavirus imparable en Estados Unidos se adereza con el contexto electoral. El viernes, el presidente Donald Trump fue ingresado a un hospital tras dar positivo a la gripe. Vaya, ahí hay doble ironía: la primera es médico-científica pues el negacionista más influyente del virus pandémico y reacio a ultranza en el uso del cubrebocas cayó enfermó por el patógeno que tanto desmintió.
La segunda es político-electoral. A pesar de que Trump y sus seguidores buscan proyectar la imagen de un hombre recuperado velozmente de la Covid-19, como si fuera un héroe, un prodigio o un superhombre y hasta lo van a dar de alta hoy lunes -tal vez le pidió el remedio al cavernícola secretario de Gobierno de Veracruz, Patrocinio Cisneros, quien también sanó a los tres días de la gripe, risas-, en la sociedad estadounidense un candidato enfermo es repudiado por el electorado.
Lo anterior porque se muestra como débil o no suficiente apto para tomar o seguir llevando las riendas gubernamentales. No olviden el caso de otro republicano, George Bush padre quien en enero de 1992 sufrió un váguido y vomitó sobre el primer ministro de Japón, Kiichi Miyazawa, durante una visita diplomática que hizo a ese país. Los votantes lo vieron como un candidato enfermo-débil y en los comicios de noviembre perdió frente al demócrata Bill Clinton. ¿Será que se repita tal cosa y Trump no pueda reelegirse por la mala fama de su contagio? Es una posibilidad, cortesía de la pandemia.
 
LA ‘NUEVA REALIDAD’ PEJIANA
¿Y México como va con la peste? Para el gobierno ya no existe la pandemia, tiene rato que se superó, y para los mexicanos continúa el azote. Ya suman casi 80 mil muertos -79 mil 088 hasta ayer- y hay casi 761 mil 665 infecciones acumuladas. En breve se llegará a los 100 mil decesos, será el otoño pandémico y el invierno da susto se prevén cifras
desoladoras.
El primero de septiembre se tenían 64 mil 414 personas fallecidas y para el primero de octubre ya sumaban 78 mil 078, es decir en el último mes perecieron 13 mil 664 mexicanos, a razón de 460 por día, ¡19 fallecidos cada 60 minutos! A ese compás, octubre cerraría con casi 92 mil muertos, noviembre con 105 mil y diciembre con 120 mil. Esa es la “nueva normalidad” que pregona el gobierno lopezobradorista, una veintena de muertos cada hora. Entonces, ¿dónde se acomodan las frases presidenciales de “ya tocamos fondo” y “vamos de salida”?
En Veracruz, el primero de septiembre se tenían 3 mil 700 fallecidos y un mes después -el primero de octubre- se adicionaron 591 muertos para hacer un total de 4 mil 371, a razón de 20 diarios. Y lo más grave es que se duplicaron los contagios pues de 28 mil 581 pasaron a 54 mil 348. ¿Cómo cerraría el año Veracruz? Con casi 6 mil 200 muertos. Esa es la “nueva realidad” local, ¿y qué hace el gobernante en turno Cuitláhuac García? ¡Se fue a sembrar arbolitos a Emiliano Zapata!
Pasmosa desidia, ¿no?
 
PASADO REMASTERIZADO
 Los héroes de bata blanca no solo están en el frente de batalla contra la Covid-19 sino también luchan contra el cáncer infantil en condiciones similares o peores. No es que carezcan de equipo protector para ellos sino debido a la falta de medicamentos y estudios de laboratorio que requieren los pequeños pacientes. El fin de semana, el oncólogo Sergio Miguel Gómez Dorantes del Hospital Pediátrico del puerto de Veracruz hizo una denuncia pública tan dolorosa como indignante.
Dijo que, tanto en el nosocomio porteño como en los hospitales regionales de Río Blanco, Poza Rica y Coatzacoalcos, así como el Centro Estatal de Cancerología (Cecan) de Jalapa, ya cerraron presupuestos y atención médica oncológica infantil pese a que siguen diagnosticándose casos y son urgentes los tratamientos y las medicinas. En pocas palabras, acusó que no se hace nada por los niños veracruzanos con cáncer.
Es más, aseguró que en dichos hospitales llevan meses pidiendo insumos para sesiones de quimioterapia y la realización de estudios clínicos sin obtener respuesta de las autoridades. “Hay un estudio que se llama inmunofenotipo, tengo más de 5 meses sin recibir un solo estudio, no tengo inmunohistoquímica, los papás lo están pagando, yo lo estoy
pagando”, señaló.
Reveló que acaba de fallecer un niño por falta de medicación y tratamiento, y hay otros 15 pequeños, tan solo en el puerto de Veracruz, recientemente diagnosticados con leucemia linfoblástica a los que no se les ha dado ni tratamiento ni medicación. “Llevamos más de seis meses pidiendo quimioterapias y lo único que hemos recibido son oídos sordos”, acusó a través de una videograbación difundida en redes sociales.
Desesperado, el médico Gómez Dorantes, fustigó a los gobiernos estatal y federal por la irresponsabilidad de condenar a muerte a decenas de niños. “Quisiera preguntarles una cosa a los grandes directivos de la salud: ¿cómo voy a manejar a los niños con cáncer? Mi problema es que yo le doy la cara a los pacientes, yo soy el responsable de los pacientes y yo los veo morir, si ustedes no quieren hacer nada, quítense de en medio, suficiente daño han hecho”.
Suerte pérfida de los veracruzanos pues el pasado volvió, aunque remasterizado y más letal. Durante la fidelidad y el duartismo se les inyectó agua destilada a los niños con cáncer en lugar de fármacos y ahora, en el cuitlahuismo, ni siquiera eso les dan. ¿Cuál
régimen es peor?
 
LA RASURADA
En los ecos de la gira que hizo el presidente Andrés Manuel López Obrador el antepasado fin de semana hay que agregar un dato que también se debe leer puntualmente en el contexto político-electoral: a la alcaldesa de Córdoba, Leticia López Landero la ‘rasuraron’ de las fotografías oficiales del gobierno estatal. Esto sin importar  lo zalamera que se comportó con el mandatario federal.
Los bien enterados afirman que a pesar del pacto que López Landero hizo con Patrocinio Cisneros, el secretario de Gobierno, para operar a favor de Morena en el 2021 y “reventar al PAN” -así lo dicen textualmente-, el gobernador García Jiménez y buena parte de los estrategas marrones desconfían de la alcaldesa y consideran que su cercanía les aporta más desprestigio que ventaja.
López Landero es tan repudiada por los cordobeses que en Morena debaten si la aceptaran en el caso de que formalice su adhesión y repudian otorgarle candidaturas para alguno dos hijos. Sería una derrota segura, afirman en palacio de gobierno. La versión es que a lo mucho que le ofrecerán a la alcaldesa es no llevarla a tribunales por las transas cometidas, pero en cuanto a candidaturas a su familia en el 2021 todos al interior del morenismo coinciden que sería un suicidio electoral. Y están en lo cierto.