in ,

EL MINUTERO

ADD
  • Por Andrés Timoteo / Columnista

CUÑA DEL MISMO PALO
Maestros afiliados al Sindicato Democrático de Trabajadores de la Educación de Veracruz (SDTEV) fueron apaleados por efectivos de la Secretaría de Seguridad Pública la noche del lunes cuando realizaban un plantón frente a las oficinas de la Secretaría de Educación en Jalapa. Los sindicalistas llevaban siete horas esperando una audiencia con el titular de la dependencia, el cordobés-rioblanquense Zenyazen Escobar quien nunca los recibió. En cambio, les envió a los gendarmes.
En la prensa y redes sociales se difundieron videos de la represión policíaca: catorce detenidos con violencia, entre ellos el secretario general del SDTEV, José Arturo Hernández Martínez. Todos fueron a parar al famoso Cuartel San José de la SPPE que tiene una fama terrible pues muchos de los detenidos salen muertos porque es un centro de tortura. Una represión de este tipo solo se recuerda en el duartismo, concretamente la noche del 14 de septiembre del 2013 cuando el exgobernador Javier Duarte ordenó a la policía desalojar a maestros que estaban en la plaza Sebastián Lerdo de Tejada.
Lo hicieron a punta de macanazos. Hay una similitud muy puntual que confirma la tesis de que el duartismo y el cuitlahuismo son la misma cosa, aunque con el agravante de que quien dio la orden el lunes para aporrear a los profesores fue otro maestro, Zenyazen Escobar cuya carrera política la formó en el sindicalismo y la lucha magisterial. Él denunciaba antes lo que ahora hace, la represión contra los educadores. Con él al frente de la SEV se cumple eso de que “para que la cuña apriete, tiene que ser del mismo palo”. De apaleado, Escobar pasó a ser apaleador.
Por supuesto que esa muestra de intolerancia y agresividad del funcionario hacia sus antiguos camaradas que cuestionan su desempeño público es un exabrupto a poco menos de tres semanas de los comicios intermedios y esa represión deberá tener un costo en las ánforas electorales. ¿Habrá algún profesor que se aventure a votar a favor de los candidatos de Morena, el partido en el poder al que pertenece Escobar García y que lo ha encumbrado en el cargo público? Solo los masoquistas.

UNA TAPADERA Y UN LAGARTÓN
Vaya confesiones descocadas del candidato de la alianza “Veracruz Va” a la alcaldía de Córdoba, Guillermo Rivas al despreciar a los partidos que lo abanderan. El señor se dice “candidato ciudadano” pero se cuelga de las siglas del PAN, PRI y PRD solo para ahorrarse la fatiga de recaudar firmas y contender como independiente. Por supuesto que miente, el señor no es apartidista sino oportunista, además de ser un mensajero de lo más oscuro del pasado.
Nadie olvide que fue alcalde sustituto, era el segundo en la formula priista del terrablanquese Francisco Portilla Bonilla que encabezó una de las administraciones municipales más oscuras y cuestionadas. Rivas Díaz fue quien cerró ese fatídico trienio y ocultó toda la suciedad que le dejó Portilla Bonilla. “Nos entendimos muy bien”, dijo socarrón el lunes en una conferencia de prensa, al referirse a esos nueve meses que despachó como presidente municipal, alegando que encajó perfectamente con los funcionarios que le dejó el exalcalde. Pues cómo no iba a entenderse si era igual que ellos.
Pero lo que es un verdadero insulto a la inteligencia de los cordobeses es que ya les anticipó que no investigará los latrocinios de la actual alcaldesa, Leticia López Landero si llega a ganar los comicios. “No vamos a voltear atrás ni a señalar culpables”, adelantó sin ningún pudor. ¿Cómo la ven? Este sujeto piensa que los dineros públicos son patrimonio personal de quienes se sientan en la silla municipal y se atreve a anunciar que incumplirá con el deber de auditar a su predecesora y no recurrir a la justicia para castigar todo el saqueo que es evidente.
Rivas Díaz se muestra blandengue y convenenciero. Decide algo que no le corresponde porque no es él quien debe exculpar a la actual alcaldesa sino los tribunales. Él debe defender el erario municipal, cuidar los dineros del pueblo -que no son suyos para que dispense investigaciones – y no extender una carta de impunidad a priori como hizo el lunes. Sus declaraciones no solo son atrevidas sino una confesión de parte de que será ‘tapadera’ de los ladrones. Los que voten por él, lo harán por la impunidad para los López.
En la vecina Orizaba, los desocupados se pitorrean del exalcalde Juan Manuel Diez Francos quien está empeñado en imitar al tabasqueño Andrés Manuel López Obrador porque ha lanzado una imagen como ícono de él mismo en este proceso electoral: un lagarto. Lo pone en toda su propaganda para intentar que la gente lo relacione con el “Pejelagarto” el apodo con el que se le conoce a López Obrador desde hace tiempo.
Lo malo para el llamado “emperador” de la aldea -mejor hubiera colocado una corona o un cetro como logotipo electoral, risas- es que la opinión pública no le concede una paridad política o de luchador social con el “Peje”. Más bien todos opinan que su identidad con ese animalejo coludo es por su perfil y comportamiento de lagartón. Ni mandado a hacer.
Por cierto y regresando a Córdoba, el Tribunal Electoral de Veracruz (TEV) le dio revés al diputado local, Rubén Ríos al desechar su impugnación porque no le dieron la candidatura de Morena. Era lo esperado y no porque no tuviera razón sino porque no supo redactar sus alegatos como se comprueba en la sentencia de los magistrados: ni siquiera pudo presentar pruebas que avalaran la violación de sus derechos y sostuvieran que fue un proceso ilegal la designación de Juan Martínez como candidato.
¿Alguien esperaba un veredicto diferente? Nadie, por supuesto. Ríos Uribe es un ignorante del derecho famoso por las pifias cometidas como presidente de la legislatura al grado que sus mismos compañeros de curul le apodan “Burrén”. Lo hilarante es que el señor se ostenta como abogado y especialista en alguna rama del derecho. Uy, a ver quién le tiene confianza y contrata sus servicios ahora que concluya la legislatura y se quede sin chamba.

LA VERDAD NO PECA
Al vocero de la Arquidiócesis de Jalapa, José Manuel Suazo, se le pueden reprochar muchas cosas como su postura ultraconservadora en algunos temas, especialmente aquellos que tienen que ver con el derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo pues es sumamente misógino, pero hay que reconocer que a veces dice la verdad. En los últimos días ha tenido varios de esos episodios catárticos. Uno fue en el comunicado diocesano del 8 de mayo, titulado “Que nadie se quede sin participar”.
En dicho texto alerta sobre los “lobos con piel de oveja” -citando al profeta Amós- que prometen de todo a los ciudadanos y una vez que llegan al cargo los traicionan. “Los convencen para que les den su confianza y luego los apuñalan con iniciativas o leyes que destruyen, compran al pobre por un par de sandalias”, afirma. Vaya, parece que describe a los candidatos de todos los partidos políticos, incluidos los nuevos porque muchos son “chapulines” que saltan de las viejas estructuras.
Suazo se ocupa de estos en el mismo comunicado al acusarlos de ofender al electorado porque solo “aspiran hoy a un cargo público (y) lo ven como un trampolín para buscar promoverse nuevamente a otro cargo político”. Le atinó al clavo porque por lo menos dos o tres que ahora pretenden alcanzar alguna alcaldía en realidad están soñando con el 2024 no con servir a los lugareños de esos municipios.
“Sería una tragedia social que a quien se le da la confianza de gobernar o de legislar sea rehén de compromisos de grupos o de partidos, se preste a la corrupción o sea simplemente un títere manejado por intereses extraños” remarca el religioso quien también llama a la ciudadanía a no dejarse corromper, no vender el voto porque “el que compra para ganar, llega para robar”.
Y lanza un banderillazo final a los que ahora son candidatos: “esperaríamos que un político no lleve a la mesa de sus hijos un pan con sabor a corrupción”. Uy, el padrecito quiere dejar en ayunas a muchas familias porque hay demasiados personajes que ahora contienden por un cargo de elección popular son ladrones contumaces. Ahí sí se las pone difícil.
El segundo lapso catártico fue el 14 de mayo a través de Twitter donde posteó: “Hemos tenido tormentas en Jalapa, lamentamos la situación de los afectados. La lluvia no se puede controlar pero sí prevenir sus efectos. Las víctimas tienen mucha razón en este reclamo: ALGUNOS CANDIDATOS ANTES DE PEDIR EL VOTO, DEBERÍAN OFRECER DISCULPAS”. La puya es clara y fue para los dos aspirantes a gobernar la capital del estado, el priista David Velasco y el morenista -bueno, priista amarronado- Ricardo Ahued.
Ambos ya fueron alcaldes y no hicieron nada para crear o reforzar la infraestructura hídrica y sanitaria que aliviase el problema de las inundaciones y ahora nuevamente quieren regresar al cargo. El tuit tuvo como escenario los anegamientos que la semana pasada se registraron en treinta colonias de la ciudad debido al aguacero que cayó, sin embargo, el mismo mensaje aplica a otros candidatos y otros municipios donde los que antes fueron omisos ahora prometen remediar dicha omisión o tratan de disimular que arreglará el desastre que sus allegados no atendieron.
El fin de semana, en el comunicado titulado “Una gran responsabilidad” parece que Suazo Reyes le puso nombre a la advertencia de que “no basta que el candidato o candidata sea una ‘buena persona’, al final muchos dejan atrás sus convicciones y terminan sirviendo a los intereses de grupo o de partido; vea (el elector) si esa bondad coincide con la plataforma política que lo promueve; alguien puede llevar un camión aparentemente muy bonito pero cargado de dinamita”.
Todos interpretaron que el destinatario es el hidalguense Ricardo Ahued, candidato de Morena, a quien promueven en gacetillas como una “buena persona”, pero que ha saltado de cargo en cargo -lleva dos licencias en el Senado – y de partido en partido -antes fue priista y fidelista redomado-. Y finalmente el lunes Suazo Reyes volvió a utilizar su cuenta en Twitter para denunciar el uso de la Fiscalía del estado contra los opositores políticos. “Las elecciones se ganan con votos. Es sospechoso que se usen las estructuras de procuración de justicia del estado con fines políticos”, publicó.

Superiberia

‘Vuela’ atractivo turístico

El ayuntamiento envió una comitiva de al menos 50 personas