in

EL MINUTERO

INE

EL BELLO DURMIENTE

D

ice el presidente Andrés Manuel López Obrador que no puede “dormir tranquilo” por el desabasto de medicamentos en los hospitales públicos y emplazó al secretario de Salud, Jorge Alcocer y al director del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), Juan Antonio Ferrer, a “terminar de resolver el problema” para que los enfermos en penurias no le espanten el reposo nocturno.

Claro, el brete es que no pueden “terminar de resolver” cuando ni siquiera han comenzad, además de que el tabasqueño tiene el sueño bastante pesado pues lleva tres años con ese asunto y no se le ha visto desvelado ni ojeroso por los pacientes que sufren a causa de la falta de medicinas y sobre todo de los niños con cáncer cuyos padres de familia llevan protestando desde inicios de su sexenio por la escasez de quimioterapias y medicinas complementarias.

Para ellos no ha mostrado ni empatía ni solidaridad sino, al contrario, los ha acusado de ser parte de una conjura para desprestigiar a su gobierno al prestarse a los chantajes de las farmacéuticas que antes proveían los insumos al sector Salud. No le quitó el sueño sugerir, por ejemplo, que los pequeños cancerosos se morían adrede para manchar a la “cuarta transformación”.

El martes pasado, padres de pacientes infantiles de Guerrero, Veracruz, el Estado de México y de la capital del país bloquearon por sexta ocasión el acceso carretero a la Terminal 1 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) y amagaron con romper el diálogo con funcionarios del Insabi que los han engañado reiteradamente. ¡¡ Van 21 ocasiones en que les mienten!!. En todas las reuniones que han sostenido con ellos les dicen que ya están compradas las medicinas y en camino, pero nunca llegan. 

Veracruz es una perla en este asunto pues en julio pasado el Insabi envió un lote de fórmulas oncológicas a la Secretaría de Salud estatal, pero nunca se distribuyeron a los nosocomios ni mucho menos a los enfermos. ¿Que pasó? El propio Insabi informó que se habían “extraviado” por lo que abrió una investigación la cual hasta la fecha no se sabe qué fin tuvo. Sin embargo, es del conocimiento popular que en la dependencia que encabeza Roberto Ramos Alor hurtaron esos medicamentos.

A esa bajeza llegó el cuitlahuismo, a robarles a los niños cancerosos. Hasta hoy, cuatro meses después de ese episodio siguen sin aparecer esas fórmulas entre las que se encuentran etopósido, metotrexato y citarabina que son necesarias en los tratamientos de esos niños, algunos de ellos incluso han muerto por la falta de ellos. Es el resultado de las raterías homicidas -sí, ya se pude decir eso- de los funcionarios veracruzanos.

El desabasto de medicamentos a nivel nacional no es otra cosa que una consecuencia de la obcecación de López Obrador por destruir los programas y la infraestructura levantadas en gobiernos pasados. Es cierto, había corrupción en los mismos, pero no la corrigió sino que desapareció los esquemas completos y no pudo reemplazarlos por otros que fueran eficientes. Lo peor es que sigue el despilfarro financiero en la adquisición de los insumos pues recurrió a un sistema e intermediarios que salieron más caros e ineficientes. Por todo eso, la preocupación del ‘bello durmiente’ del palacio nacional no suena ni creíble ni su emplazamiento cumplible. 

COMPRE AHORA

Basado en el popular Black Friday o Viernes Negro de Estados Unidos, el Buen Fin inició el miércoles en México y finalizará el martes. Estos días de descuentos y promociones comerciales cumple una década de realizarse -su primera edición fue del 18 al 21 de noviembre del 2011- y será el segundo de la ‘era pandémica’. Claro, esto último no tiene gran importancia porque en el país es como si la peste ya no existiera. El gobierno borró las palabras “peligro”, “contagio” y “Covid-19” de su discurso.

Si el año pasado el Buen Fin se llevó a cabo aun con la embestida vírica -y que no había vacunas – ahora con más razón se verán multitudes en los centros comerciales para aprovechar las ‘rebajas’ y ofertas a “meses sin intereses” en todo tipo de artículos. En estos días no solo se verán multitudes en las tiendas sino también será el olvido -azuzado por las autoridades- de la mascarilla, la sana distancia y la prudencia sanitaria.

No es malo el concepto del este periodo de ventas promocionales, aun cuando algunos lo cataloguen como un culto al consumismo, pues es necesario reactivar la economía ahora que se tiene una de las peores crisis en la historia. Lo negativo es que las compras masivas se convertirán en focos de infección gripal. Los saldos víricos del gentío se verán en quince días, en reportes necrológicos y hospitalarios, aunque las autoridades ya no los cuenten.

Por cierto y aunque usted no lo crea, hay casas funerarias que también pusieron en descuentos atractivos los paquetes de sepelios que incluyen el féretro o en su defecto ánforas para cenizas, sala para el velatorio, incineración, lotes de cementerio con lápidas grabadas y hasta servicio de café con galletitas para los asistentes a las pompas fúnebres. “Compre ahora y muera (tranquilamente) después” sería la publicidad de esa oferta que ya lleva incluido el contagio del Coronavirus en las turbamultas de estos días de compras. 

EL PODIUM V.VS.V

Hablando de cuestiones económicas, hay una tormenta que lastima el orgullo de los franceses: su producción vitivinícola cayó al tercer lugar mundial. El vino, como todos saben, es un patrimonio nacional, uno de los motores económicos del país y también una suerte de embajador por todo el orbe. Según la Organización Internacional del Vino (OIV), España desplazó a Francia en el segundo lugar de la producción del caldo mientras que Italia sigue ocupando el primero, que conserva ya desde hace poco más de una década.

En su reporte anual, dado a conocer el 4 de noviembre, la OIV específica que Francia produjo 34.2 millones de hectolitros en este 2021 -un hectolitro son 100 litros -, es decir el 27 por ciento menos que en la vendimia -ojo con esta palabra mal usada regularmente pues se refiere a la colecta de la uva, no a las ventas- del 2020. En tanto, Italia produjo 44.5 millones de hectolitros y España 35 millones. A nivel mundial, la cosecha anual generó 250 millones de hectolitros, un descenso de 4 puntos porcentuales con respecto al 2020.

Del continente americano, Estados Unidos es mayor productor ocupando el 9.6 por ciento de la estadística mundial con 24.3 millones de hectolitros mientras que en Latinoamérica se generaron 59 millones de hectolitros, es decir el 23.6 por ciento de la producción global, siendo Chile, Argentina y Brasil los principales productores. 

México no figura en la lista de los 25 principales productores ni de los consumidores ni de los exportadores a pesar de que es el país con mayor antigüedad en el cultivo de la uva del continente. La mayoría de su vendimia está destinada al consumo de la fruta, además de que lleva doce años consecutivos en la baja de su producción. En el 2020 generó apenas 360 mil hectolitros.

¿Cuál es la causa de la caída productiva del vino francés? Las heladas, la sequía, las plagas y la pandemia de Covid-19. Pese a ello, Francia sigue ocupando el llamado podium V.VS.V. (Valor contra Volumen) a nivel mundial pues su vino está muy por encima de los de Italia y España en cuanto a cotización y valorización -que son dos cosas distintas, una tiene que ver con el precio y la segunda con la calidad – Prestigio mata cantidad y el vino francés no ha sido desbancado de ser el elixir de los dioses.

BODAS DE ODIO

Regresando al tema político, la boda del ahora extitular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), Santiago Nieto con la consejera electoral Claudia Humphrey en La Antigua, Guatemala fue la tercera al hilo que le sacudió el hígado al caudillo gobernante. La primera fue el enlace matrimonial entre Mar Collado -hija del abogado de los políticos, Juan Collado- y Gonzalo Zavala que reunió a muchos de la “mafia del poder” desde Raúl Salinas de Gortari, el hermano del expresidente Carlos Salinas, hasta el panista Diego Fernández de Cevallos y el expresidente Enrique Peña Nieto. 

La consecuencia fue una persecución judicial contra varios de los asistentes: al líder del Sindicato de Trabajadores Petroleros, Carlos Romero Deschamps lo obligaron a renunciar. También al ministro de la Suprema Corte de Justicia, Eduardo Medina Mora y a la exsecretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles la metieron a la cárcel, lo mismo al propio padre de la novia, Juan Collado. La versión es que en las mesas del banquete, el tabasqueño fue la comidilla de los flemáticos invitados y eso desató la furia de quien viene odiándolos desde hace décadas. 

La segunda boda fue la de Cesar Yáñez, colaborador cercanísimo al propio tabasqueño, con la poblana Dulce María Silva, hoy diputada federal de Morena. Se realizó en septiembre del 2018, tres meses antes de la toma de posesión del nuevo mandatario e incluso el mismo López Obrador acudió en calidad de testigo. Sin embargo, fue tan fastuosa que lo indigestó y terminó aplicándole la ‘ley del hielo’ a Yáñez quien se perfilaba para ocupar la vocería oficial de palacio pero le dieron un cargo inventado en la oficina presidencial. No lo corrió, pero lo marginó.

Ese casorio demostró que las fobias lopezobradoristas son para afuera y para adentro pues la mayoría de los invitados fueron los integrantes de la nueva clase política, los de la llamada “cuarta transformación”. La puntilla para satanizar dicho casamiento fue que su ostentación se exhibió en la revista “Hola”, considerada por los ‘chairos’ como la ventana propagandística de los adinerados del país. 

Y la tercera boda maldita sucedió el fin de semana pasado en Guatemala y lleva dos caídos: el propio Nieto Castillo de la UIF y la secretaria de Turismo de la Ciudad de México, Paola Félix Díaz. El ‘affaire’ da para un culebrón que se podría llamar -considerando los otros dos antecedentes – “Bodas de odio” como aquel que proyectó Televisa en los años ochenta.

La otra es que es el segundo ágape de lujo que le agita las vísceras al caudillo pues hace unas semanas fue la cena en el restaurante Hunan de Emilio Lozoya, exdirector de Pemex y por la cual le anularon los beneficios de testigo protegido y encerraron en el Reclusorio Norte. Finalmente, la tercera es que se cumple nuevamente el adagio que en política no se castiga el pecado sino el escándalo.

ElBuenTono AmoramarMx Superiberia

Buscan erradicar el acoso sexual

Preocupa la escasez de librerías en Córdoba