Buenos Aires.- Francisco, recién nombrado Papa, fue alguna vez rival de Benedicto XVI dentro del cónclave que sucedió a la muerte de Juan Pablo II, en 2005.

Era una reñida votación para elegir al sumo pontífice 265 de la Iglesia Católica, el entonces arzobispo de Buenos Aires, Jorge Mario Bergoglio decidió hacerse a un lado para que el cardenal alemán Josep Ratzinger se convirtiera en Papa, quien lideraba las votaciones, sin embargo el argentino iba acercándose paulatinamente.

Un diario español reveló que Bergoglio pidió en aquél cónclave a sus “patrocinadores”, “casi en lágrimas”, que se abstuvieran de elegirlo, según una fuente de “total solvencia” en la que el periodista basó.

El resultado final: el entonces cardenal argentino, de 70 años, quedó segundo en las votaciones, detrás de quien se convirtió en Benedicto XVI.

Finalmente Jorge Mario Bergoglio fue electo Papa, tras la renuncia de Benedicto XVI.

 

Agencias