in

El tríste adiós: Omegle se despide, tras 14 años de conexión

Superiberia

Después de 14 años de su lanzamiento, Omegle se despide. La trágica noticia llega a través de un comunicado desgarrador de su creador, Leif K-Brooks, quien revela las insoportables dificultades que enfrenta una plataforma de esta índole.

Brooks explica que el cierre no es solo una cuestión financiera, sino también psicológica. La decisión se toma en medio de una tormenta de demandas y solicitudes de cierre, alimentadas por la frecuente presencia de perfiles con intenciones de abuso sexual, según denunciantes.

Este marca el fin de una era. Para quienes no están familiarizados con Omegle, se trata de una página web diseñada para conocer extraños y entablar conversaciones a través de chat o videollamada, mediante un emparejamiento aleatorio. En el inicio de 2023, la web registraba más de 70 millones de visitas, según datos de Semrush.

Con una edad mínima de uso de 13 años, la plataforma permitía la interacción entre menores y adultos, generando preocupaciones. En febrero de 2023, una denuncia anónima se viralizó a través de BBC, relatando cómo una joven de 11 años sufrió abusos a través de la aplicación, demandando a Omegle por emparejarla al azar con un abusador. Este caso se suma a más de 50 relacionados con presuntos casos de pedofilia.

A pesar de superar controversias anteriores, Brooks finalmente cede a la presión. La portada de Omegle muestra un comunicado en el que el creador se sincera, compartiendo la visión inicial de la plataforma como un espacio para “conocer gente nueva”.

A lo largo de los años, los usuarios utilizaron Omegle con buenas intenciones, pero Brooks reconoce los “aspectos negativos”. Aunque se implementó una inteligencia artificial para la moderación de contenido, no fue suficiente.

Brooks reflexiona sobre la prohibición de algo tan simple como conocer gente nueva al azar y expresa su preocupación por el miedo colectivo en la sociedad. Sin embargo, concluye que el estrés y los gastos asociados con la lucha contra los abusos y el funcionamiento de Omegle son insostenibles, tanto financiera como psicológicamente.

Brooks dejó un mensaje para todo la comunidad, dando las gracias y las razones del por que tomó esta lamentable desición:

“Lancé Omegle cuando tenía 18 años y todavía vivía con mis padres. Estaba destinado a aprovechar las cosas que amaba de Internet, al mismo tiempo que introducía una forma de espontaneidad social que sentía que no existía en ningún otro lugar. Si Internet es una manifestación de la “aldea global”, Omegle estaba destinado a ser una forma de pasear por una calle de esa aldea y entablar conversaciones con las personas con las que te topabas en el camino.

Si algo tan simple como conocer gente nueva al azar está prohibido, ¿qué sigue? Esto está muy alejado de cualquier cosa que pueda considerarse un compromiso razonable del principio que esbocé. Las analogías son una herramienta limitada, pero una analogía con el mundo físico podría significar cerrar Central Park porque allí ocurre el crimen –o quizás, de manera más provocativa, destruir el universo porque contiene el mal. Una sociedad sana y libre no puede perdurar cuando colectivamente nos tenemos tanto miedo unos a otros.

Desafortunadamente, lo correcto no siempre prevalece. Por mucho que desearía que las circunstancias fueran diferentes, el estrés y los gastos de esta lucha (junto con el estrés y los gastos existentes de operar Omegle y luchar contra su mal uso) son simplemente demasiado. Operar Omegle ya no es sostenible, ni financiera ni psicológicamente. Francamente, no quiero tener un ataque al corazón cuando tenga 30 años.”

Con estas palabras, Omegle cierra sus puertas de manera permanente, poniendo fin a una presencia activa desde 2009.

PUBLICIDAD CANAL OFICIAL

Protección civil de las Altas Montañas en alerta por aviso especial

Posible Pérdida de Puntos para Checo Pérez: ¿En Qué Escenario?