Desde que ganó el primer combate el pasado mes de junio en el Madison Square Garden de Nueva York, Andy Ruiz cambió su vida por completo y mostró una faceta de él que nadie conocía. En la cual el boxeador mexicoamericano reveló ser gran fanático de los autos deportivos, pasión que desde que se hizo campeón mundial, comenzó a crecer y a adquirir un gran número de automóviles, mismos que en ocasiones han sido criticados por su padre.

A pesar de caer en la revancha ante el británico Anthony Joshua el pasado mes de diciembre en Arabia Saudita, el boxeador mexicano no dejó pasar la oportunidad de aprovechar una parte de lo que cobró en dicho combate para estrenar un nuevo auto de lujo.

Se trata de un Ferrari 448 Spider, el cual es uno de los más lujosos de la escudería italiana de Maranello y que su valor asciende a los 250 mil dólares, es decir cerca de 5 millones y medio de pesos.