En 1945, Yoshigei Nakatani, un inmigrante japonés en México, creó lo que hoy conocemos como Cacahuates Japoneses, al freír estas semillas en una pasta de harina y salsa de soya.

En sus inicios los cacahuates los producía en un pequeño local ubicado en el mercado de La Merced y los distribuía de mano en mano, recorriendo todo el mercado y las calles. Pronto este producto fue por todos conocido y los consumidores iban a comprarlo con “el japonés”, desde ahí es conocido como cacahuate japonés.

Décadas después fue desarrollando una empresa llamada “Nipón” que a la fecha sigue produciendo los cacahuates y a pesar de la fuerte competencia, sigue siendo el preferido de muchos.

 

 

Ahora, un usuario en Twitter que viajó al país de donde todos creímos eran originarias estas botanas, compartió una imagen con la que dejó en shock a muchos.

En ella se puede ver una bolsa de cacahuates “japoneses” anunciados como cacahuates “mexicanos”, con todo y un charro dibujado en el empaque.