El Episcopado mexicano hizo un llamado a las autoridades mexicanas para eliminar la prescripción del delito de abuso sexual con el fin de que las denuncias presentadas años después de que se dieran las agresiones puedan ser investigadas, al tiempo que reconoció que en los últimos 10 años, 426 sacerdotes han sido investigados por denuncias de presunto abuso sexual contra menores.

Rogelio Cabrera López, Arzobispo de Monterrey y Presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), acusó que en la actualidad el delito de abuso sexual prescribe luego de 10 años, situación que calificó como injusta, pues, dijo, el daño a las víctimas persiste a lo largo de los años.

“Actualmente la prescripción es de 10 años y después ya no se puede hacer nada. Nosotros consideramos que esto es injusto puesto que el daño perdura a lo largo de la vida de la persona que fue víctima”, aseveró.