México, D.F.- Un análisis realizado por el diario norteamericano The Christian Science Monitor (CSM) señala que la administración de Enrique Peña Nieto no ha impulsado ningún cambio significativo en la guerra contra el narco en México.

 y que el número de homicidios ligados con el crimen organizado son incluso un poco más altos. “Lo que ha cambiado es la retórica que acompaña a esta estrategia”, dice. “Después de poco más de 100 días en el cargo, dos historias están surgiendo acerca de Enrique Peña Nieto: se dice que el nuevo Presidente mexicano es sutilmente la continuación de su predecesor de la guerra contra las drogas; el otro que está retrocediendo, creando las condiciones para la ‘paz’ en el inframundo”, dice. 

Estadísticamente, no ha habido ningún cambio significativo en homicidios, agrega el trabajo de Steven Dudley, un especialista de InSight Crime. De hecho, dice citando recuentos de la prensa mexicana, “se ha producido un leve aumento en los asesinatos relacionados con el crimen organizado en todo el país”. “Las tropas están presentes en cantidades similares y prácticamente en las mismas áreas que antes de que Peña Nieto llegara a la presidencia, el 1 de diciembre. La Policía Federal continúan patrullando muchas de las mismas ciudades, y el gobierno dice que continúa con su plan de crear un Gendarmería, una fuerza de 10,000 efectivos de una policía especial. El gobierno también continúa transformando el sistema nacional de justicia de uno inquisitivo escrito, a un sistema oral acusatorio; creando unidades para purgar a la policía, y centralizando la mayoría de los cuerpos de seguridad en un mando único”.