• Un terremoto de magnitud 7.1 sacude el Sur de California; se sintió con intensidad en Tijuana

California.- Un terremoto de magnitud 7.1 sacudió la noche de este viernes la región Sur de California, en el Oeste de Estados Unidos. Es el temblor más grande registrado en 20 años en la zona.

El Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés) registró el sismo de este viernes a las 20:19 hora local (03:19 GMT), a una profundidad superficial de 0,9 km, y ubicó el epicentro cerca de Ridgecrest, a unos 200 kilómetros al Noreste de la ciudad de Los Ángeles.

Este sismo se registró tan solo un día después del de magnitud 6.4 en la escala de Richter, y con una profundidad de 11 kilómetros, que afectó a la misma zona, en el valle Searles.

Se trata de un sismo de igual magnitud al de 7.1 ocurrido en 1999, registrado como el más intenso en las últimas dos décadas.

El temblor se sintió con intensidad en Las Vegas, Nevada, así como en la ciudad mexicana de Tijuana, en la frontera con Estados Unidos.

El gobernador de California, Gavin Newsom, ofreció su “sincero apoyo” a todos los afectados, y solicitó una Declaración de emergencia presidencial y ayuda federal.

¿Cuáles son los daños?

Funcionarios dijeron que aún no estaba claro cuál era la magnitud de los daños ni cuántas personas habían resultado heridas en el estado.

Por el momento hay reportes de incendios y cortes de energía.

“Tenemos incendios, tenemos fugas de gas, tenemos lesiones, tenemos personas sin electricidad”, dijo la alcaldesa de Ridgecrest, Peggy Breeden, a la agencia de noticias Reuters. “Estamos lidiando con ello lo mejor que podemos”.

El jefe del Departamento de Bomberos del condado de Kern, David Witt, dijo que aproximadamente 1,800 personas no tenían electricidad, después del terremoto, pero agregó que “no hubo más que heridas menores… como cortes y moretones”.

Por su parte, el Departamento de Bomberos del condado de San Bernardino dijo que los informes sugerían que “los daños son más significativos que el terremoto de ayer”, y dijeron que estaban combatiendo incendios y fugas de gas.