La publicidad engañosa se ha convertido en una medida de interferencia de la industria de alimentos y bebidas frente al nuevo etiquetado mexicano que busca advertir sobre el consumo de ciertos alimentos, según alertaron este jueves especialistas en el tema.

“Algunas marcas buscan minimizar el impacto de los octágonos de advertencia usando empaques pequeños, cuando está claro que en este tipo de presentación también se debe incluir el nuevo etiquetado frontal“, dijo en conferencia de prensa la química farmacobióloga Fernanda Castro.

La experta en asuntos regulatorios recalcó que otras marcas están optando por colocar en el punto de venta y a la vista del público la parte posterior del empaque, en lugar de la cara frontal que es donde van colocados los octágonos de advertencia.