• Entre 4 y 6 diariamente en el país
  • Las políticas públicas han fallado ante el nulo apoyo a este sector
  • Desde 2017 se intensificaron las agresiones contra menores de edad a manos de la delincuencia.

CDMX.- En el periodo 2015-2019 fueron asesinados en el país 13 mil 337 niños, niñas y adolescentes ­y tan solo el año pasado fueron 2 mil 425, de acuerdo con información del Sistema Nacional de Protección Integral de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes (Sipinna), con base en las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.
De los 3 mil 391 casos de niñas y adolescentes asesinadas en el lapso de 2015 a 2019, unos 356 son considerados feminicidios, es decir, que fueron homicidios por razones de género.
En ese periodo, el año que reportó mayores homicidios contra menores de edad fue 2017, con casi 3 mil. 
Recientemente han conmocionado a la sociedad los asesinatos de dos niños de origen mazahua, quienes fueron desmembrados en una vecindad del Centro Histórico de la capital; el homicidio de un adolescente quien presuntamente fue secuestrado primero, y la muerte de otros dos niños a manos de un adolescente familiar, quien los habría asesinado con un cuchillo, en la colonia Moctezuma, al oriente de la ciudad. Nada menos el lunes 16 de noviembre fue asesinado un niño de 4 años en Caborca, Sonora.
En opinión de Elena Azaola, experta en temas de infancia y de justicia para adolescentes, falta colocar a la infancia en primer lugar en todas las políticas públicas, que haya educación de calidad, mediadores para resolver conflictos sociales y que haya muchas más opciones de cultura y deporte para que tengan mejores oportunidades de vida.  
Y ante la posibilidad de que alguno de los infantes que han muerto recientemente estuviera ligado a actividades ilegales, apuntó que es necesario que también haya reformas en las instituciones que han sido cooptadas por la delincuencia. “Es necesario develar esos vínculos y esas complicidades que por años han permitido la presencia, el desarrollo, el crecimiento de grupos delictivos y la exacerbación de conflictos entre ellos. Todo ha ido escalando por el abandono, la negligencia, por la incompetencia de las instituciones y por la falta de reformas a
fondo”, destacó.
En 2015, los homicidios fueron 687 contra mujeres y 1 mil 641 contra hombres para dar un total de 2 mil 328.
En 2016, fueron 655 niñas y 2 mil 25 varones, con un total de 2 mil 680.
En 2017, cuando más se vio morir violentamente a menores de edad, reportaron 724 niñas y 2 mil 261 hombres, con un total de 2 mil 985.
En 2018 se redujo ligeramente al dar un total de 2 mil 919, 716 niñas y 2 mil 203 hombres.
En 2019 hubo una disminución de 18.7 por ciento respecto de 2017, con un total de 2 mil 425, es decir, 609 niñas y 1 mil 816 varones.
De acuerdo con el Panorama Estadístico de la Violencia contra Niñas, Niños y Adolescentes, de Unicef, en el 76 por ciento de los casos que hubo entre 2010 y 2016 las
víctimas fueron niños y hombres adolescentes y el 24 por ciento restante fueron niñas y mujeres adolescentes. Y el grupo de edad más vulnerable es el de adolescentes entre 12 y 17 años, ya que representa el 78 por ciento de defunciones.