La Navidad

CDMX.- El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, felicitó a la Secretaría de Salud porque el gobierno de Estados Unidos adoptó el semáforo epidemiológico que se aplica en México por la pandemia de COVID-19.

“Por cierto, felicitar a la Secretaría de Salud porque ya el semáforo mexicano también se adoptó en Estados Unidos con los mismos colores y significados similares”, dijo Ebrard en la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador en Palacio Nacional.

¿Cómo funciona el semáforo epidemiológico de COVID-19 en México?

El semáforo de riesgo epidemiológico para transitar hacia una nueva normalidad, es un sistema de monitoreo para la regulación del uso del espacio público de acuerdo con el riesgo de contagio de COVID-19 en México.

El semáforo es estatal y está compuesto por cuatro colores:

  • Rojo: Se permitirán únicamente las actividades económicas esenciales, asimismo se permitirá también que las personas puedan salir a caminar alrededor de sus domicilios durante el día.
  • Naranja: Además de las actividades económicas esenciales, se permitirá que las empresas de las actividades económicas no esenciales trabajen con el 30% del personal para su funcionamiento, siempre tomando en cuenta las medidas de cuidado máximo para las personas con mayor riesgo de presentar un cuadro grave de COVID-19, se abrirán los espacios públicos abiertos con un aforo (cantidad de personas) reducido.
  • Amarillo: Todas las actividades laborales están permitidas, cuidando a las personas con mayor riesgo de presentar un cuadro grave de COVID-19. El espacio público abierto se abre de forma regular, y los espacios públicos cerrados se pueden abrir con aforo reducido. Como en otros colores del semáforo, estas actividades deben realizarse con medidas básicas de prevención y máximo cuidado a las personas con mayor riesgo de presentar un cuadro grave de COVID-19.
  • Verde: Se permiten todas las actividades, incluidas las escolares.

México descarta cierre total de frontera con EEUU por repunte de COVID-19

El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, dijo que México no va a cerrar su frontera con Estados Unidos si se presenta un repunte de casos de COVID-19, pues hacerlo provocaría un impacto económico negativo.

“Hay diferentes formas de verlo y ya lo ha explicado también la Secretaría de Salud, México no va a optar por un cierre imperativo, porque eso tendría muchísimas consecuencias y hemos seguido la misma disposición para el caso de la frontera. Un cierre imperativo qué quiere decir, pues no puedes entrar, porque eso paraliza la actividad en la frontera y probablemente el daño que haríamos, imagínese ya cuántos meses llevamos, podría ser enorme”, dijo Ebrard en la conferencia matutina de AMLO.

“Entonces sí se hacen recomendaciones, sí se mantiene la orientación de que todas las actividades que no sean esenciales pues no se lleven a cabo, pero no estamos previendo un cierre total de actividades porque el impacto podría ser muy grave”, agregó.

El canciller mexicano recordó que la Secretaría de Salud fijó el semáforo en rojo para el estado de Chihuahua por el aumento de casos, pero en Estados Unidos a pesar del rebrote del COVID-19 este no se presenta en las ciudades fronterizas.

“No se ha cambiado la disposición que es una restricción con diferentes modalidades a las actividades que no se consideren esenciales. No estimamos que en el corto plazo se vaya a modificar esa disposición, pero lo hacemos semanalmente, entonces, y los acuerdos con Estados Unidos son mensuales. ¿Para qué hacemos la evaluación mensual? para prever el siguiente mes, hasta esta fecha no vamos a modificar lo que ya está establecido, aseguró Ebrard.