• Para beneficiar a otros municipios
  • En 2002, Guillermo Mejía Peralta autorizó la obra del acueducto Orizaba-Córdoba, denuncia ex regidor

Nogales.- A Guillermo Mejía Peralta siempre se le recordará como el presidente que regaló el agua del municipio a Orizaba, Fortín y Córdoba, mientras que a los 40 mil habitantes no se les garantiza ese derecho humano por la red obsoleta, manifestó el ex regidor Mario Ariza Flores, a 18 años de la obra del acueducto.
Refirió que en 2002, siendo alcalde por primera vez, Mejía Peralta primero se opuso al proyecto y luego autorizó a la Comisión del Agua del Estado de Veracruz (CAEV), su ejecución para suministrar el servicio a 250 mil habitantes de las citadas localidades, con la promesa de mejoras para Nogales, pero que nunca ocurrieron, “eso fue lo peor”.
Dijo que transcurrieron 18 años de la decisión en beneficio de otros lugares, mientras que aquí falta cubrir la nececidad básica y el derecho humano de acceso al agua, ya que colonias como Águila, Vista Hermosa, Carranza, Centro y la mayoría padecen de escasez.
“Es incomprensible que con la obra que tuvo un costo de 50 millones de pesos, inaugurada por el gobernador de ese entonces, Miguel Alemán, se beneficien otras personas y los nogalenses tengan que padecer más de 45 días sin el recurso natural, las expectativas de este proyecto se incumplieron y Guillermo Mejía se volvió cómplice del grave rezago en infraestructura que existe”, acusó.

*el tip
Los caprichos de Mejía Peralta
El ex regidor, Mario Ariza Flores, acotó que el tema del acueducto Orizaba-Córdoba fue otro de los caprichos de Guillermo Mejía en sus oportunidades como presidente municipal, por que también destaca la construcción de Los Portales en un parque recién remodelado, el endeudamiento del ayuntamiento para comprar el inmueble de la ex Facultad de Comercio y entregarlo al ITSZ y la donación de otros espacios públicos como el emblemático parque Rafael Moreno y el DIF municipal.