Córdoba.- En medio de escándalos de corrupción, venta de plazas y compadrazgos, Adriana Alfaro Muñoz, dejará la Delegación Veracruz Sur del Instituto Mexicano de Seguro Social (IMSS).

Trabajadores del IMSS demandaron a la nueva delegada Celida Duque Molina, investigar y castigar a Alfaro y todos sus cómplices que han sangrado al Instituto.

De acuerdo con empleados del IMSS, la banda de “Los Tubillas” (como se les conoce, ya que formaban parte del clan de corrupción que encabezó Jorge Tubilla Velasco), hicieron negocios sucios al desfalcar pensiones, vendieron plazas al Sindicato y contrataron servicios particulares a base de “moches”.

“No se puede ir sin ser castigada. Le hizo mucho daño al IMSS, corrompió a la Institución y ahora cree que ya la libró. Ojalá la nueva delegada haga justicia y la investigue, encarcele a estos corruptos que le han hecho mucho daño al Instituto”, pidieron los empleados.

Entre los rateros, dicen los empleados, está Eduardo Sánchez Montanaro, quien desfalcó el HGSZ 12 de Potrero con una supuesta remodelación que le costó al instituto más de 5 millones de pesos, con una empresa que maneja su esposa.

José Navarro Calderas, subdelegado en Córdoba, cobra millones de pesos en ‘mordidas’ de los ingenios y las constructoras, denunciaron, esto junto a Ernesto Barragán Name.

El director de la Clínica 61 del IMSS, José Roberto Balcázar Castillo, quien realizó disparos en el fraccionamiento Los Pinos haciéndose pasar por Coronel de la Guardia Nacional, es arropado por el Jefe de Prestaciones Médicas de la Delegación Veracruz Sur, Carlos Alberto Flores Aguilar, que por una investigación que lleva a cabo el Órgano Interno de Control por malos manejos con proveedores, fue inhabilitado y próximamente estará siendo investigado por estar en la nómina del mayor proveedor de la Delegación Veracruz Sur.