ads

La fatiga de la cuarentena es real. La experimentan aquellos “que están experimentando la profunda carga del distanciamiento físico y social extremo”, de acuerdo con un análisis de la revista The Atlantic.

“Además de las dificultades económicas que causa, el aislamiento puede dañar gravemente el bienestar psicológico, especialmente para las personas que ya estaban deprimidas o ansiosas antes de que comenzara la crisis”, señala Julia Marcus en el texto Quarantine fatigue is real.

En una encuesta reciente de la Kaiser Family Foundation, citada por Julia Marcus, casi la mitad de los estadounidenses dijo que “la pandemia de coronavirus ha dañado su salud mental”.

ads