Córdoba.- El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) recuerda la importancia de la vacuna Bacillus Calmette-Guerin (BCG) para prevenir la aparición de la tuberculosis que no respeta edad ni grupo social.

Alfonso Mancillas Ortiz, coordinador auxiliar de Atención y Prevención a la Salud del IMSS, Delegación Veracruz Sur, recordó que la tuberculosis es una enfermedad infecto-contagiosa producida por la microbacteria Mycobacterium tuberculosis que afecta  los pulmones y es contagiosa; sin embargo, es prevenible y curable.

Y aunque en lo que va del año, los casos son nulos, los signos que hacen pensar en una tuberculosis son: tos mayor a dos semanas sin causa aparente acompañada de flemas, fiebre, sudoración, pérdida de peso o, en los niños, falla para crecer. Es importante que acudan a la Unidad de Medicina Familiar (UMF) más cercana para que les practiquen un análisis y determinar si padece o no la enfermedad.

Todas las personas que haya tenido contacto cercano con un paciente corren riesgo de desarrollar la enfermedad.

El entrevistado comentó que de salir positivo, el IMSS cuenta con el tratamiento adecuado y la supervisión del personal para verificar que el medicamento se tome en la cantidad y horario para garantizar la efectividad.

Finalmente explicó que el tratamiento tiene una duración de seis meses y, de acuerdo a lo sugerido por la OMS, se trata de una medicación directamente supervisada para asegurar la adherencia al tratamiento.

 

Ricardo Jácome 

Zavaleta

El Buen Tono