Treinta y cuatro horas después de que Emilio Lozoya Austin, exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), llegó a México, sigue sin pisar la cárcel. El exfuncionario continúa, se supone, en un hospital de la Ciudad de México, sin embargo, no hay más datos oficiales al respecto.

Lozoya Austin habría pasado la noche en Hospital Ángeles del Pedregal, en la Alcaldía Magdalena Contreras, de acuerdo con reportes de medios nacionales. Llegó a México durante la madrugada del viernes para responder ante un juez las acusaciones de varios casos de corrupción que amenazan con salpicar directamente a varios miembros del Gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018).