El Presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, enfrenta crecientes presiones para que expanda la diversidad racial e ideológica de su Gabinete y otros puestos importantes. Cuando falta un mes y medio para que asuma la Casa Blanca, Biden está siendo criticado por activistas que temen que no cumpla sus promesas de formar un Gobierno que refleje la composición el país.

De los nueve nombramientos importantes que Biden ha hecho hasta ahora, solamente dos —el Secretario de Estado Antony Blinken y el Jefe de despacho de la Casa Blanca Ron Klain— son de raza blanca. Eso es un nivel históricamente diverso que supera por amplio margen el Gabinete que Barack Obama formó en 2009.