Orizaba.- El vocero de la Diócesis de Orizaba, Helkyn Enríquez Báez, manifestó que en el caso de la violencia feminicida se requieren de modo urgente leyes que verdaderamente sean reguladoras y que se apliquen penas reales, una procuración de justicia en donde se privilegie a la víctima y no se le someta a un sufrimiento adicional mediante trámites burocráticos.

Resaltó que las cifras son alarmantes pues hablar de un sólo caso ya es preocupante, “es una realidad que impresiona, pero, para combatirla se tiene que ir a la raíz que causa el problema, la desfiguración del rostro de una mujer,de una mala conceptualización de lo que es la sexualidad, la permisividad que se tiene”.

Con ello, lamentó que se esté enviando un mensaje equivocado, es decir, que algunos delincuentes sientan que a pesar de cometer un ilícito no pasa nada, “pienso que ahí es en donde se manifiesta un Estado de Derecho, en una adecuada procuración de justicia”.

Aunado a estas acciones, consideró que se tiene que trabajar en la prevención, algo que no se va a lograr de otra manera más que educando en materia de sexualidad integral, sana, de amor, responsable y no en aquella que se centra en el placer. “Como algunos textos, incluso de la Secretaría de Educación Pública, ahora se requiere promover la dignidad del hombre y la mujer en donde ambos sean considerados como sujeto y no como objeto como se pretende con la cultura hedonista que busca nada más el placer por el placer”, puntualizó.