El Gobierno de México impulsó el quedarse en casa aunque tuvieran síntomas de COVID-19, por lo que hubo personas que murieron en sus hogares o llegaron muy tarde al hospital, dijo hoy el expresidente Felipe Calderón Hinojosa.

“Al impulsar el quédate en casa, aún con síntomas, hizo que muchos enfermos no pudieran llegar al hospital (morían en casa) o llegaran muy tarde. Para colmo, la política de hacer el menor número de pruebas posible hizo que muchos pacientes no supieran si debían ir al hospital o no”, escribió el exmandatario en su cuenta de Twitter.

“Parte del problema puede ser que la propaganda del Gobierno de quédate en casa no hizo distinción propagandística, al menos al principio, entre personas con síntomas y sin ellos. Si alguien tenía síntomas se le decía que se quedara en casa, cuando debió alentársele a ir al médico”, agregó.