Mark Lenzi, ingeniero de seguridad del Departamento de Estado (DoS) de Estados Unidos, donará su cerebro cuando muera para que sea estudiadopor dolores de cabeza y pérdida de memoria en circunstancias misteriosas mientras trabajaba en el consulado de su país en Guangzhou, China.


Se especula que Lenzi (44 años) sufrió de conmociones cerebrales y el Centro CTE de la Universidad de Boston, Massachusetts, será el encargado de descifrarlo. Pertenece a un grupo de funcionarios que fueron devueltos desde China a EU tras reportar síntomas aún sin explicación.