Córdoba.- Factores como la falta de oportunidades laborales y bajos salarios, continúan siendo los principales detonantes para que los jóvenes emigren a otros estados o decidan dedicarse a actividades ilícitas como el robo y la drogadicción.

El subsecretario de la Juventud, Juan Loyo Helo, lamentó que desafortunadamente los jóvenes que egresan de las universidades y de los bachilleratos continúan enfrentándose a la falta de experiencia laboral, por lo cual se tienen que emplear en actividades que no cumplen con sus expectativas, resignándose a recibir salarios muy por debajo de lo que esperaban y que no alcanzan para cubrir sus necesidades básicas.

Señaló que además de la falta de oportunidades laborales, la pobreza extrema y la marginación se suman a los problemas que tienen que enfrentar los jóvenes en la actualidad, por ello, es que en algunos de los casos deciden dedicarse a buscar el dinero de forma fácil.

En este sentido, Loyo Helo resaltó que el Gobierno tiene una gran tarea por realizar, siendo que debe buscar la manera de crear mayores fuentes de empleos que permitan sobresalir al sector juvenil, creando alianzas empresariales para que ambos sectores salgan beneficiados, esperando que con la nueva Ley de Fomento al empleo, se logren colocar las bases para este desarrollo.

Enfatizó en el hecho de que el desarrollo de los jóvenes en el sector laboral no es una tarea que se deba dejar sólo en manos de los gobiernos, si no también deben formar parte padres de familia, universidades y profesores quienes deben incentivarlos a que se conviertan en verdaderos emprendedores para que cuenten con oportunidades de desarrollo dentro de la sociedad.

En el caso del sector rural, la situación no es diferente siendo que aunque se pudiera pensar que la diferencian entre estas zonas era gigantesca, el  problema del desempleo y las faltas de oportunidades se encuentran a la par, siendo que más de medio millón de jóvenes en las zonas rurales atraviesan por esta misma causa, por ello, es que se está buscando que los apoyos  y programas gubernarnamentales lleguen a las manos de quienes lo necesitan, siendo que con estos apoyos se conseguirá que los jóvenes salgan adelante.

 

Yessica Martínez Argüelles

El Buen Tono