Superiberia

Omealca, Ver.- Con una misa de acción de gracias y un recorrido por las principales calles de la cabecera municipal, la población despidió al sacerdote Raúl Almanza Nieto.

Decenas de pobladores salieron de sus viviendas para darle el último adiós de quien fuera el representante de Dios en el municipio, quien murió este jueves en un hospital de Orizaba a consecuencia de una enfermedad.

Las exequias del párroco recorrieron gran parte del pueblo, que caminó durante los años que estuvo al frente de la iglesia de San José.

Con porras y vivas, vecinos de la avenida del ejido y Úrsulo Galván, despidieron los restos del padre Raúl Almanza.

Para algunos se trata de una gran pérdida, por la jerarquía que tenía en el pueblo.

Vecino