Madrid.- La Fiscalía española reafirmó que “no debe cesar en la investigación que tiene encomendada” sobre el rey Juan Carlos, que considera ha avanzado “cualitativa y cuantitativamente”, e indicó que la comisión rogatoria solicitada a la Fiscalía de Ginebra “abre nuevas perspectivas” y debe ser complementada con más diligencias.

Así lo expresa en el informe donde pide al Tribunal Supremo que rechace una querella presentada por Ómnium Cultural contra el rey emérito al considerar que los hechos denunciados, de haberse cometido, serían anteriores a 2014, cuando gozaba de inviolabilidad.

La Fiscalía del Tribunal Supremo asumió la investigación sobre la relevancia penal de los hechos ocurridos desde junio de 2014, cuando Juan Carlos de Borbón dejó de ser jefe del Estado en España y, con ello, según el criterio de Fiscalía, perdió la inviolabilidad que le reconoce la Constitución.

Esa fiscalía asumió la investigación sobre el presunto pago de comisiones en la construcción de la línea de ferrocarril de alta velocidad Medina-La Meca (Arabia Saudí), adjudicada en 2011 a un consorcio de empresas españolas.

La decisión de la fiscalía se dio tras comprobar que una de las personas que podrían estar involucradas en los hechos sería el rey emérito, Juan Carlos de Borbón, indicó la fiscalía.

En los últimos meses, Juan Carlos I, rey entre 1975 y 2014, ha sido objeto de informaciones en España y Suiza acerca de su relación con dos fundaciones en territorio suizo e investigadas por las fiscalías de ambos países por su posible relación con operaciones financieras sospechosas, una de ellas por esas supuestas comisiones ilegales.

La Casa Real anunció en marzo pasado que el rey Felipe VI renunciaba a la herencia de su padre, al que también había decidido retirar su asignación presupuestaria.