Córdoba.- Buscaron “la casa de sus sueños”, pero al final, adquirieron una pesadilla.

La delincuencia, la casi inexistente de infraestructura, sin servicios urbanos, mala calidad de los materiales con los que fueron construidas sus viviendas y los desmesurados intereses, causaron que familias hayan preferido abandonar su patrimonio.

Esta problemática se ha convertido en un grave fenómeno social, toda vez que las unidades vacías sirven de casas de seguridad o de refugio para delincuentes, o han sido invadidas por grupos de personas que se ostentan como organizaciones sociales, sin que las autoridades estatales, municipales, Infonavit, o las inmobiliarias hagan algo al respecto.