La Región.- Ayer, el fuerte calor y la falta de precaución de las personas, provocaron seis incendios y la pérdida de diez hectáreas de terreno, cinco registrados en distintas colonias de Nogales y uno más en las Porfiadas, perteneciente al municipio de Acultzingo. 

Fue necesario que elementos de la estación de Bomberos apoyaran a quienes conforman el departamento de Protección Civil en Nogales, ya que cuando apenas estaban controlando un incendio, ya les estaban reportando otro. 

Y es que luego de asistir a las contingencias registradas durante la mañana de ayer, pudieron comprobar que en la mayoría de los casos, los incendios fueron causados por la falta de precaución de algunas personas que dejan productos que al permanecer en contacto directo con el sol se inflaman y el fuego se extiende. 

El primer incidente fue alrededor de las 11:00 horas en el cerro donde se ubica la capilla de la Laguna, mismo que causó temor entre las familias que viven cerca de ahí, quienes prefirieron salir de sus casas debido a la gran cantidad de humo. 

Casi enseguida, un incendio a un costado de la vía del ferrocarril en la colonia Providencia en El Encinar, así como en la colonia de Paseo Nuevo, atrás de la gasolinera ubicada en el Rincón de las Doncellas. 

A las 13:30 horas en la calle Matamoros con Neira, una pareja de personas empezó a quemar basura, pero debido a que continuaba el fuerte aire, se les salió de control y alcanzó un terreno en la parte trasera de su vivienda. 

 

Las Porfiadas

El cerro conocido como Las Porfiadas, en Acultzingo, fue el que registró un incendio más grande, mismo que se estaba extendiendo en más partes de la montaña, pero para los cuerpos de auxilio municipales era casi imposible llegar allí, por lo cual pidieron la intervención de los elementos de la SEDENA.

Al cierre de la edición la contingencia continuaba y sólo se estaban perdiendo más hectáreas de terreno porque nadie había hecho algo para controlarlo. 

 

ANABEL F. SALAZAR 

El Buen Tono