Luego de meses de negociaciones y casi en el último minuto, Gran Bretaña y la Unión Europea lograron un acuerdo provisional de libre comercio el jueves que deberá evitar un caos en Año Nuevo para las aduanas y dando algo de estabilidad al panorama empresarial luego de años de torbellino por el Brexit.

Con apenas una semana hasta la separación final del Reino Unido de la UE, el Gobierno británico dijo que “el acuerdo está listo”.