Cosoleacaque.- En una fosa clandestina de este municipio, fue hallado el cuerpo desmembrado y decapitado de quien en vida llevara el nombre de Urias Sosa Zapor, de 36 años de edad, de oficio trovador.

De acuerdo a los datos recabados, fue la mañana del lunes, cuando Aldemar Cruz Sosa, familiar del ahora occiso, descubrió los restos del mismo en una fosa clandestina, ubicada en un terreno cercano a una iglesia pentecostés, en la carretera que conduce a la congregación de Cerritos.

Por lo que dio parte a las autoridades correspondientes, las cuales arribaron al lugar de los hechos, y a quienes los familiares de la víctima detallaron que esta llevaba desaparecida desde el pasado domingo 3 de marzo del presente año, fecha en que la vieron por última vez.

Asimismo detallaron que el ahora extinto cuyo domicilio se ubica en la en la calle Guadalupe Victoria número 8 del ejido Barrancas-Kilómetro 25, perteneciente a Cosoleacaque, se dedicaba a tocar en bares y fiestas privadas. Enoc Sosa Zapor, hermano del infortunado hombre fue quién realizó la identificación oficial de los restos.

Tras las diligencias pertinentes, las autoridades ministeriales en conjunto con la Agencia Veracruzana de Investigaciones (AVI), ya se encuentran realizando la investigación sobre el caso; y una de las líneas de averiguación que se sigue apunta al crimen organizado, por la manera en que fue hallada la víctima.

 

Agencia