Científicos chinos han descubierto el esperma animal más antiguo hallado nunca, en un ostrácodo-un crustáceo del tamaño de una semilla de amapola- que vivió hace más de 100 millones de años, informaron hoy los medios locales.

Aunque se trata de un organismo diminuto, el esperma fosilizado encontrado por los investigadores es cuatro veces mayor que el humano, según el portal de noticias chino Sixth Tone.

Los ostrácodos son unos minúsculos artrópodos que han permanecido invariables durante milenios desde hace al menos 500 millones de años, casi 400 millones antes de la desaparición de los dinosaurios, y han sobrevivido a múltiples extinciones de otras especies.