Alexander “Sasha” Kagansky, científico ruso que trabajaba en una vacuna contra la COVID-19, fue encontrado muerto con un apuñalada después de caer desde una ventana en San Petersburgo, según declaraciones de la prensa local.

De acuerdo con The New York Times, quienes citan al periódico ruso Moskovsky Komsomolet, Kagansky estaba en ropa interior cuando cayó desde el piso 14 de un apartamento. El cuerpo fue hallado por uno de los vecinos en la calle Zamshin.

La policía tiene la teoría de que antes de que ocurriera la muerte, hubo un altercado, por lo que está investigando el caso como un posible homicidio. Además interrogaron a un hombre de 45 años, que figura como sospechoso, según e2news.com.