ElBuenTono

agencia

Hungaroring.- Mercedes se vuelve a imponer en Hungaroring y logra la pole con una polémica estrategia al final de la Q3, donde rodaron excesivamente lento para evitar que Max y Checo intentaran bajar sus registros. Bottas se quedó con el segundo puesto de la parrilla y junto a Lewis largarán con neumáticos medios, mientras que Red Bull lo hará con suaves en el tercero (Verstappen) y cuarto (Pérez) peldaño.

Sergio Pérez vino de menos a más. En la Q1 finalizó en la onceava posición. En la Q2 fue cuarto, sobre todo porque Mercedes optó por sus llantas amarillas para largar el domingo. Finalmente, en la Q3 también finalizó en el cuarto peldaño, aunque con la sensación de que pudo pelear por algo más si no fuese por los planes de la escudería rival impidiendo dicha posibilidad. Una prueba de que la lucha por el campeonato se disputará al límite del reglamento.

Por su parte, Verstappen tampoco estuvo del todo cómodo. 

En algún momento de la clasificación se quejó del agarre. Ayer hubo menos protagonismo para el holandés, aunque lo que cuenta es en la carrera.

Las sensaciones siguen apuntando a Mercedes como ligero favorito. El duelo de neumáticos será clave en la largada.

Mick Schumacher tuvo un incidente en los Libres 3 que al final le quitó la posibilidad de competir en la Q1. Los ingenieros hicieron todo lo posible para arreglar su monoplaza pero no fue posible.

Por su parte, Carlos Sainz perdió el control de su Ferrari en la última curva cuando rodaba en la Q2 y quedó fuera. De hecho, provocó una bandera roja a media sesión.

A pesar de que la lucha por la cima está más ardiente que nunca, Hamilton y Verstappen chocaron los puños al final de la qualy en una acción que está siendo aplaudida por todos los fanáticos. 

Una muestra de que la rivalidad se queda en la pista y que el enfrentamiento es meramente deportivo.

AmoramarMx Superiberia