Donald Trump, presidente estadounidense, declaró este viernes estado de emergencia ante el brote de coronavirus que ya mató a miles de personas en todo el mundo.

Mediante una conferencia de prensa en la Casa Blanca, Trump subrayó que se tendrán así los recursos fundamentales para dar asistencia vital a los estados, ciudadanos y negocios afectados.

Apenas el día de ayer el mandatario anunció la suspención de los vuelos desde Europa en un intento por evitar más contagios de la enfermedad.