• No caer en pánico pide el párroco Antolín

CÓRDOBA.- De forma histórica, sacerdotes tuvieron que de llevar la bendición de ramos a domicilio, esto ante las medidas que se han adoptado por el Covid-19 y a su vez, no dejar pasar de largo esta actividad católica.

Debido a que cada año se congregan cientos de católicos en lo que es, se buscó preservarla, para ello los sacerdotes realizaron la bendición de casa en casa, mientras que en las colonias se asignaron a ministros para hacer lo mismo.

Días antes se solicitó a los católicos colocar sus palmas en las puertas, a fin de que cuando pasaran estas personas pudieran llevar a cabo la bendición, señaló el párroco Antolín Ameca, encargado de la parroquia de San Miguel.

“Vivimos un momento que en tantos años de mi vida nunca lo había pasado, el diablo nos sacó de las iglesias, pero nos llevó a un mejor templo que es la familia, a nuestras casas, para vivir con armonía , debemos recordar que no hay mal que por bien no venga”, expresó el sacerdote.

Hizo un llamado a mantener la calma y no caer en pánico por lo que se está viviendo, o lo que se ve en los televisores, mientras esto termina, dijo, se debe vivir en paz y armonía dentro de sus hogares.

Explicó, el Domingo de Ramos es la puerta a la Semana Santa, pero da paso a eventos masivos que quedarán suspendidos este año para evitar que la gente se concentre y pueda ser un punto de riesgo.

Las actividades canceladas serán: Las Siete Palabras, el Viacrucis, la Procesión del Silencio, la misa del Fuego Nuevo o Sábado de Gloria”