Un hombre de Massachusetts fue acusado de maltrato animal tras enterrar vivo a su perro porque no se llevaba bien con su gato.

Richard Piquard, de 24 años, enterró al canino de raza Shih-Tzu, que respondía a nombre de “Chico” al no poderle encontrar un nuevo hogar.

El hombre enfrenta un cargo de crueldad animal ante el Tribunal de Distrito de Uxbridge, Massachusetts, y salió en libertad después de pagar una fianza de mil dólares.

Durante su declaración, Piquard aseguró que el perro ya se encontraba muerto cuando lo enterró. La mujer que encontró a “Chico”, aseguró a un diario local que el animal tenía una enorme piedra encima.

 

Aunque el perro fue encontrado con vida durante el domingo, tuvo que ser sacrificado por las lesiones que presentaba.

La próxima asistencia de Piquard ante el Tribunal está programada para el próximo 26 de octubre.