El cielo se ocultó este 21 de diciembre y dio paso a un fenómeno astronómico ampliamente esperado por muchos: la conjunción entre Júpiter y Saturno, que hacía más de 800 años que no se veía. La alineación entre Júpiter y Saturno se pudo apreciar desde el 16 de diciembre, aunque su punto máximo fue este 21 de diciembre.

A este fenómeno astronómico se le conoce como la “gran conjunción” y que no ocurría desde el siglo XIII. El último registrado fue, según los expertos de astronomía, en 1226.