Córdoba.- Eran de Ciudad Mendoza las dos personas, papá e hijo, que murieron calcinadas en el interior de una camioneta Chevrolet que se incendió al ser chocada por una pipa cargada con melaza que también se incendió y dañó a otros vehículos,  durante la noche de del martes a la altura de la caseta de cobro de Cuitláhuac, en la autopista Córdoba-Veracruz, en donde unas cinco personas más resultaron lesionadas y un bombero  local intoxicado.

A pesar de que la familia ya los identificó como Donato Castillo y Humberto Castillo Hernández,  vecinos de la colonia Centro, quienes viajaban en una camioneta Chevrolet de una empacadora de limones, el fiscal no accede a entregarlos hasta realizar y tener los resultados de las pruebas de ADN, lo que podría tardar más de 30 días.

La circulación fue restablecida en ambos carriles alrededor de las 02:30 de la mañana de ayer miércoles, luego de que el personal de los diferentes grupos de auxilio, como Sirena, Protección Civil, Bomberos, Policía Estatal, municipal, Ipax, Policía Federal, así como personal de la Fiscalía Regional de Justicia y Peritos,  trabajaron de manera coordinada ante la magnitud de la contingencia.

Personal de Bomberos Córdoba y Cuitláhuac realizaron el lavado del lugar en donde hubo derrame de combustible, mientras oficiales de la Policía Federal ordenaban el retiro de las unidades siniestradas para ser llevadas a un corralón.

Las cuatro personas que resultaron lesionadas, son: Andrés de Jesús Amador, de  43 años; Rosa María Feliciano Feliciano, de 45 años;

Guadalupe de Jesús Feliciano, de 18 años y Sebastián Francisco Feliciano, de 29 años, quienes permanecían hospitalizadas y bajo observación.

Será la Policía Federal la que en su momento determine las verdaderas causas que originaron este accidente.