Córdoba.- Luego de un año de haber desaparecido, Minerva Rosas Ramírez, de 38 años de edad, quien padecía de sus facultades mentales, y que sus restos fueron encontrados en diciembre de 2019 en una cueva del municipio de Amatlán, donde murió tras sufrir un infarto, finalmente, familiares obtuvieron los resultados de ADN con lo cual confirmaron su identidad, siendo entregados los restos para darle sepultura.

Como se recordará, habría sido reportada como desaparecida desde el 22 de marzo del año pasado, al haber salido de su domicilio en Amatlán de los Reyes, ya que padecía de sus facultades mentales.

En aquella fecha, familiares presentaron la denuncia ante la Unidad Integral de Procuración de Justicia por desaparición, iniciándose un operativo de búsqueda en el municipio así como zonas aledañas hasta que desafortunadamente en el mes de diciembre fue encontrada sin vida.

Sin embargo, al haber sido encontrado en estado de descomposición, autoridades de la Fiscalía no pudieron entregar el cuerpo hasta que se hiciera un estudio de ADN, resultado que determinaron el pasado fin de semana.