• Durante navidad y año nuevo
  • María Santísima quiere la vida de su pueblo y no su muerte, indica el Arzobispo de Xalapa
  • Los católicos se preparan para el encuentro con Dios, a través de la escucha de su Palabra de Dios y la vivencia de los Sacramentos, dijeron sacerdotes.

Xalapa.- La Iglesia Católica llamó a los feligreses a vivir las celebraciones de la Virgen de Guadalupe, posadas, Navidad y Año Nuevo, con responsabilidad para prevenir que se conviertan en un peligroso riesgo de contagio de COVID-19, manifestó el arzobispo de Xalapa, Hipólito Reyes Larios. 
Hizo notar que como pastores les interesa cuidar la salud de las personas en general, “María Santísima quiere la vida de su pueblo y no su muerte”.
Llamó a evitar las aglomeraciones durante estas semanas, a fin de que no haya más contagios de la pandemia que afecta al planeta actualmente.
Añadió que en virtud de la emergencia sanitaria y el peligro del inminente repunte de contagios, será necesario seguir manteniendo los cuidados que recomiendan las autoridades sanitarias en todas las actividades litúrgicas y pastorales.
Aseguró que los templos seguirán abiertos para que los fieles puedan fomentar su encuentro con Dios a través de la oración personal o familiar.
“Ante estas circunstancias invitamos para celebrar estas fiestas en un ambiente familiar, de tal manera que este año hagamos de cada hogar una casita sagrada, un lugar donde nadie se siente extraño, de encuentro, convivencia y cercanía con los seres queridos, donde se comparten las experiencias”, expresó.
Refirió que la pandemia de COVID-19 sorprendió a todos y detuvo o cambió el rumbo de muchas de las acciones pastorales programadas en el país y en cada región, “golpeó a todos los sectores de la sociedad y de la Iglesia, engrandeciendo las dificultades que ya padecíamos en lo social, económico, de salud, educación, violencia e inseguridad, provoca dolor, tristeza, angustia e incertidumbre hacia el futuro, lo que resulta de suma preocupación”.