• Se le conoce como del Mediterráneo

Xalapa.- La mosca del mediterráneo es una de las plagas no nativas de más alto poder destructivo de la hortofruticultura.
Científicamente conocida como ceratitis capitata, esta especie es originaria de la costa occidental de África, desde ahí se extendió a zonas con climas templados y tropicales de los dos hemisferios.
Esta mosca ataca a más de 250 especies entre frutas y hortalizas, causando daño directo cuando las larvas emergen de los huevos y comienzan a alimentarse, generando pérdidas o destrucción de los mismos.
En México, las especies potenciales de ser atacadas por dicho insecto son el café, chabacano, chicozapote, guayaba, pera, naranja dulce, agria, mango, mandarina, guanábana, toronja manzana, durazno y papaya, entre otros cultivos.
Para evitar que afecte las siembras, en México se produce por cría masiva 500 millones de pupas de moscas machos estériles semanalmente.
Una de las acciones preventivas es liberarlos en la franja fronteriza de México con Guatemala y compiten con los machos silvestres por las cópulas con hembras silvestres, logrando así disminuir paulatinamente la población de la plaga hasta su erradicación.