Científicos del Instituto Neerlandés de Neurociencias (NIN, por sus siglas en inglés) desarrollaron una nueva tecnología que permite transmitir una imagen directamente al cerebro. El invento fue probado con éxito en dos monos: después de que se les instaló un implante, ambos pudieron “ver” sin usar sus ojos.

Esta tecnología puede ser un paso más hacia la meta de restaurar la visión de las personas ciegas mediante un implante cerebral, según el nuevo estudio publicado en la revista Science.

La idea de estimular el cerebro con impulsos eléctricos para que “vea” puntos iluminados, conocidos como “fosfenos”, similares a los píxeles en la pantalla de una computadora, se remonta a la década de 1970. Pero nunca llegó a ser tan real por culpa de las limitaciones tecnológicas.