in

Incidente en vuelo pone nuevamente bajo escrutinio a Boeing

Superiberia PUBLICIDAD

AGENCIA

Tokio.- Un Boeing 737-800 de la aerolínea japonesa All Nippon Airways (ANA) regresó hoy a su aeropuerto de origen después de detectarse una grieta en una ventanilla, en un momento en que la atención se centra nuevamente en el fabricante estadounidense Boeing tras el reciente incidente en un 737-MAX 9 que podría haber terminado en tragedia.

El vuelo 1182 de ANA, con 59 pasajeros y seis tripulantes a bordo, despegó del aeropuerto de Shin Chitose en Sapporo, en el norte del país, con destino a Toyama en la costa occidental. Sin embargo, aproximadamente media hora después del despegue, la aeronave se vio obligada a dar media vuelta al descubrir una grieta en una de las ventanillas, según informó la agencia Kyodo.

Afortunadamente, no se reportaron heridos durante el incidente, y la aerolínea procedió a reemplazar la ventanilla dañada. La variante del 737 involucrada en este incidente es la 737-800, diferente de la 737-MAX 9, la cual ha sido ordenada inmovilizar por la Administración Federal de Aviación (FAA) estadounidense después del incidente ocurrido la semana pasada en un avión de Alaska Airlines.

En ese incidente, un avión 737-MAX 9 perdió un panel en pleno vuelo a casi 5 mil metros de altura, obligándolo a regresar a Portland, Oregón, minutos después de despegar. Aunque no se reportaron heridos graves, la despresurización de la cabina fue un factor preocupante.

La orden de la FAA de inmovilizar los 737-MAX 9 no es tan severa como la que se emitió en 2019 tras dos accidentes fatales que involucraron a la variante MAX, dejando más de 300 muertos. Sin embargo, el hecho de que aerolíneas que operan el 737-MAX 9 hayan admitido encontrar piezas sueltas en estos paneles ha vuelto a poner a Boeing en una situación difícil, reavivando la preocupación sobre la seguridad de sus aeronaves.

CANAL OFICIAL

Reportan la desaparición de 9 mujeres colombianas en Tabasco

VIENE UN DÍA CALUROSO PREVIO A OTROS FRENTES FRÍOS