CDMX.- Hace un mes, cuando el líder del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, Carlos Romero Deschamps pidió un amparo para nulificar cualquier orden de aprehensión en su contra, dio un argumento que levantó cejas y burlas: solicitó el pago de una “garantía asequible”, pues por el momento su situación económica no le permitía erogar “cantidades importantes de dinero”. Y es que su riqueza y ostentación es un asunto público. En estas páginas se han dado a conocer propiedades que el exLegislador del PRI tiene a nombre de sus tres hijos –Paulina, José Carlos y Alejandro–, y entre las que se encuentran lujosos inmuebles y vehículos en México y el extranjero.

Con un sueldo de motorista en Petróleos Mexicanos de 24 mil 633 pesos, y su dieta como Legislador, era (y es) imposible que el líder sindical se hiciera de bienes muebles e inmuebles tan caros.

Tres yates

Romero Deschamps no posee uno, sino tres yates, en Cancún.

La primera embarcación que compró, fue un regalo para su hija Paulina: se trata de un yate Sunseeker modelo Portofino. Su nombre: Indomable. El costo es de aproximadamente 1 millón y medio de dólares.

El segundo yate es un Sea Ray Sundancer 450. Su nombre: Guly. La embarcación cuesta 1 millón de dólares.

El tercer yate propiedad de la familia es el más ostentoso. Se trata de un Sunseeker Predator 60 bautizado con el nombre de Güero. Mide casi 20 metros de eslora (largo) y 4.95 metros de manga (ancho). Posee tres camarotes y tres baños completos. El costo de este maravilloso yate, es de alrededor de 2 millones de dólares.

Autos exóticos

Su afición por los autos de lujo la heredó el Senador a su hijo mayor, José Carlos, a quien le regaló un Enzo Ferrari rojo para que se movilizara en Miami, su lugar de residencia. El vehículo ha sido retratado en el estacionamiento del exclusivo edificio del 5959 de Collins Avenue, en South Beach. Ahí, el Enzo Ferrari está aparcado junto a un Porsche y un Lamborghini Aventador LP700-4, también de su propiedad.

‘Depas’ y empresas

José Carlos vive como millonario en Miami, lugar donde reside con su esposa, Carlos se mudó a Miami, donde fundó dos empresas y luego compró dos departamentos de lujo. El 12 de octubre de 2005, dio de alta a las empresas BC Properties V5, LLC y BC Properties 18C, LLC –ambas dedicadas al ramo de bienes raíces–, donde funge él mismo como Director.