Superiberia

Orizaba.- El presidente del Colectivo Social por México, David González Rojas, manifestó que la intervención de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) en Orizaba fue un jalón de orejas para los mandos superiores de la Policía municipal y no para los elementos y quienes la gran mayoría solo siguen ordenes, pues ese es su trabajo; sin embargo, confían en que pronto se den las condiciones para la pacificación en la ciudad.
Mencionó que al ayuntamiento le compete otorgar la seguridad a la población, “sin embargo, los orizabeños ya por algunas administraciones pasadas desafortunadamente ya hay un antecedente de nuestra policía municipal y no generalizamos que todos los elementos son iguales”.
Destacó que los orizabeños tiene muy presente “que hubo momentos de crisis social en nuestro municipio como por ejemplo cuando a las señoras que venían a vender sus productos al centro de Orizaba, por medio de la fuerza pública las fueron sacando y acosando y ahí está la hemeroteca de los medios de comunicación y está en la memoria colectiva la forma en que inconstitucionalmente limpiaron el primer cuadro de la ciudad de gente que se venía a ganar el pan y el sustento para las familias”.
Comentó que situaciones como estas, además de arrestos o revisiones por situaciones que incluso se pueden calificar como racistas, como es la vestimenta, el color de la piel, entre otros rasgos, genera desconfianza entre la población debido a que “según sus palabras, es que lo vimos sospechoso y no solo pasa con los hombres, también ya se hace en las mujeres, todo el mundo para ellos ya era sospechoso de delincuente”.
“Y como bien dicen algunos: nosotros obedecemos órdenes, porque ellos saben que es su empleo, son policías que ya tiene años trabajando en el cuerpo de seguridad pública y pues se dicen: tampoco nos podemos ir así y nada más, de la noche a la mañana. Aquí el asunto es para los mandos superiores y sobre todo para el presidente municipal porque él es jefe de las fuerzas armadas”, concluyó.

Vecino