Las inundaciones en el centro y el este de China ya dejaron 140 muertos y desaparecidos y amenazan ahora la metrópolis de Wuhan, donde elnuevo coronavirus fue detectado en diciembre.

La ciudad de 11 millones de habitantes forma parte de la lista de ciudades que están vigilantes frente a la subida de aguas del Yangtsé, el río más largo de China.