in

Inusual florecimiento de jacarandas en enero despierta preocupación por el cambio climático en la CDMX

Superiberia

A poco más de dos meses para la llegada del solsticio de primavera el 21 de marzo, un fenómeno sorprendente ha capturado la atención en la Ciudad de México: la floración temprana de jacarandas antes de que finalice el invierno. A través de la plataforma X, una joven compartió la imagen de una pequeña flor de jacaranda mimosifolia, generando tanto alegría entre aquellos que consideran a estos árboles como sus favoritos como preocupación por lo que podría indicar sobre el cambio climático.

La usuaria @Les_IJU publicó la foto de una flor de jacaranda encontrada en pleno invierno, algo que generalmente se espera ver un par de meses más adelante. Este fenómeno no es nuevo, ya que en 2023 se reportaron avistamientos similares, despertando la inquietud de la comunidad.

El Dr. Marcelo Rodrigo Pace, del Instituto de Biología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), ha señalado previamente que este adelanto en la floración no solo indica un cambio de temperatura, sino también un desequilibrio en el ecosistema urbano de la CDMX. La alteración en los ciclos de floración puede afectar toda la cadena ecológica que depende de estos eventos específicos.

Las jacarandas, conocidas por embellecer el paisaje de la Ciudad de México, florecen dos veces al año: en primavera y otoño. El adelanto de la primera floración puede agotar los nutrientes de los árboles, dejándolos con reservas de energía reducidas para la segunda ocasión, lo que resulta en brotes más débiles y limitados.

La reacción de la comunidad no se hizo esperar, con expresiones de preocupación sobre el cambio climático. Comentarios como “La buena es que ya hay jacarandas, la mala es que es enero”, “No me quiero imaginar lo caluroso que será de mayo a agosto” y “Calentamiento global, no hay de otra” reflejan la ansiedad de los ciudadanos ante estos signos de un clima cambiante.

El Dr. Pace explicó que las plantas pueden responder a estímulos climáticos, floreciendo prematuramente cuando perciben un aumento de temperatura, como si la primavera ya hubiera llegado. Este fenómeno sugiere que las preocupaciones de la población tienen fundamentos científicos.

Además de su impacto estético, las jacarandas desempeñan un papel crucial en la absorción de CO2, contribuyendo al bienestar ambiental de la ciudad al absorber la emisión de mil 400 autos al día por cada 10 árboles de esta especie.

Este inusual evento subraya la importancia de abordar el cambio climático y resalta la necesidad de acciones colectivas para preservar el equilibrio ambiental en nuestras comunidades urbanas.

PUBLICIDAD CANAL OFICIAL

Corren horario en escuelas, por las bajas temperaturas

Recuperan ministeriales un tráiler robado