GUANAJUATO.- A partir de hoy, los ciudadanos que no se queden en su casa como parte de la contingencia sanitaria, serán detenidos por la Policía Municipal, anunció el alcalde Ricardo Ortiz Gutiérrez.

El edil dijo que cumplirán con la suspensión inmediata de labores en establecimientos que vendan o presten servicios esenciales, de lo contrario se hará uso de la fuerza pública para retirar a las personas de las calles.

El presidente municipal señaló que los irapuatenses no se han quedado en su casa y con ello se pone en riesgo al resto de la población.

“A pesar del esfuerzo municipal para concientizar a la población para quedarse en casa para evitar la propagación del Coronavirus, muchos de ustedes han venido desconociendo las recomendaciones y eso pone en juego la salud. No es un juego, son semanas cruciales… Debido a esto he tomado la decisión de endurecer a partir de este viernes (hoy) las medidas de prevención en Irapuato y en concordancia con el decreto nacional de emergencia sanitaria”, añadió.

“El comercio informal en las calles será retirado, el transporte público disminuirá su operatividad, de no acatar estas medidas nos valdremos de la fuerza pública para retirar a las personas de las calles y para cerrar los establecimientos que hemos restringido y que no acaten la disposición”, sentenció el edil.