Joe Biden informó el jueves que les pedirá a los estadounidenses comprometerse a usar mascarilla durante 100 días en una de sus primeras acciones como Presidente, absteniéndose de emitir una orden a nivel nacional de la que ha hablado antes para detener al coronavirus.

La medida representa un cambio notable respecto al Presidente Donald Trump, cuyo escepticismo respecto al uso de mascarillas ha contribuido a la politización del asunto. Eso hizo que muchas personas se rehusaran a implementar una práctica que, de acuerdo a los expertos de salud, es una de las maneras más sencillas para controlar la pandemia, que ha cobrado la vida de más de 275 mil estadounidenses.