Natalie Kunicki es una joven paramédico de Londres que luego hacer sonar su cuello terminó con un lado de su cuerpo completamente paralizado y con un derrame cerebral.

La joven estaba mirando televisión junto a una amiga cuando estiró su cuello haciéndolo sonar, si bien el ruido fue bastante fuerte no le tomó mayor importancia y se fue a acostar. El problema vino 15 minutos más tarde cuando quiso ir al baño y se dio cuenta que no podía mover una pierna, por lo que al intentar pararse se cayó inmediatamente.