El líder supremo de Irán exigió el sábado el “castigo definitivo”de quienes están detrás del asesinato de un científico que dirigió el desmantelado programa nuclear militar de Teherán, mientras la República Islámica culpó a Israel de un asesinato que generó temores de que reaparecieran tensiones en todo el Medio Oriente.

Después de años de estar en las sombras, la imagen de Mohsen Fakhrizadeh de repente se vio en todas partes en los medios iraníes, ya que su viuda habló en la televisión estatal y los funcionarios exigieron públicamente venganza contra Israel por el asesinato del científico.